Madrid y Barcelona ganan población y colapsan el mercado de la vivienda

La concentración del empleo en las dos capitales desboca los precios

El aumento de los precios de la vivienda en Madrid y Barcelona ha llegado para quedarse: ambas ciudades concentran el crecimiento de la población española desde la salida de la crisis, en el 2014, y ante la escasa construcción de nuevas viviendas los precios de las que ya existen, tanto de compra como de alquiler, se disparan al alza. Así, desde entonces, en sólo cinco años, los alquileres han subido un 64% en la provincia de Barcelona y un 54% en Madrid, según los datos de Idealista, mientras los precios de venta han subido un 35% en Barcelona y un 32% en Madrid.

Según el Observatorio de Valoración de la asociación de empresas tasadoras españolas (AEV) las dos grandes capitales “no están en condiciones de asimilar los niveles de demanda actuales y los esperables en el medio plazo, salvo que se derive a zonas periféricas, lo que produciría en ellas un contagio de las subidas de precios que, en algunos casos, ya está teniendo lugar”.

Paloma Taltavull, catedrática de Análisis de Economía Aplicada de la Universitat d’Alacant y autora del informe, señala que “se ha producido un cambio estructural en la población española: un aumento de la movilidad. El año pasado las altas de nuevos residentes en España alcanzaron los 2,7 millones de personas, un nivel muy similar al que se llegó en el 2007, antes de la crisis, pero la diferencia es que ahora estas nuevas altas se concentran en las provincias de Madrid y Barcelona, cuando antes de la crisis estaban más distribuidas territorialmente”, explica.

CINCO AÑOS DE VÉRTIGO
Los alquileres han subido en Barcelona un 64% y un 54% en Madrid desde el 2014

El informe de la Asociación Española de Análisis de Valor señala que el año pasado fueron 2 millones de personas las que, siendo ya residentes en España, se empadronaron en otra localidad, mientras 761.000 personas se empadronaron procedentes del extranjero. Según Taltavull la movilidad es diez veces superior a la de los años noventa por la mayor presencia de extranjeros, que se mueven más, y porque los jóvenes son más proclives a moverse que hace unas décadas. “Ni siquiera con la crisis cayó la movilidad. Y los movimientos vienen marcados por la evolución del empleo, que ahora se crea en pocas provincias”.

Josep Oliver, catedrático emérito de Economía Aplicada de la UAB explica que “estamos asistiendo a un nuevo choque migratorio tras la caída de la población que se produjo durante la crisis y vuelve a crecer la creación de nuevas familias, que ya está en torno a las 110.000 anuales”. En el 2017 se creaban 60.000 familias al año, pero antes de la crisis se llegaron a las 130.000 anuales.

Oliver destaca la terciarización de la economía: el sector emplea el 76% de la población frente al 65% del 2007. “Es un proceso que refuerza a las grandes ciudades que tienen la capacidad de crear una masa crítica de actividad que refuerza a las empresas y les facilita atraer talento”, señala.

VIVEROS DE EMPLEO
El último año, más de la mitad del empleo de España se ha creado en las dos capitales

Javier Blasco, director de Adecco Group Institute, explicó que en los últimos doce meses Madrid creó un tercio de los nuevos empleos creados en España (104.500 nuevos empleos) y Catalunya el 19,8% (68.500, prácticamente todos en Barcelona). “En estas provincias se concentra la demanda de empleo cualificado técnico (ingenierías) y de las áreas jurídico-sociales (licenciados en derecho, ADE, etcétera), mientras que el empleo en educación y en sanidad está más repartido geográficamente por toda España. Los empleos que exigen una formación media, de carácter profe-sional, se reparten más entre el País Vasco y Catalunya, porque van muy ligados a la industria. “Y en otros sectores, como en el comercio, también se está concentrando la actividad: lo vemos, por ejemplo, en las demandas de empleo del comercio para el black friday y Navidad, que se concentran en la capital porque la gente prefiere ir de compras a las grandes capitales”.

Oliver señala que a los factores demográficos se añade el atractivo de las ciudades para los inversores internacionales y para el turismo. “Dos cambios que son estructurales tienen un gran impacto en la demanda y por tanto en el precio de la vivienda”, recuerda. Así, ya Mervyn King, antiguo gobernador del Banco de Inglaterra, ya destacó que desde la década de los 2000 los grandes inversores internacionales compraban vivienda, como segunda residencia e inversión en grandes ciudades del mundo. Y el turismo, explica Oliver, “añade presión, porque antes los turistas buscaban sol y playa y ahora buscan ciudades y el uso de internet permite a ofrecer viviendas como alojamiento, y cambia la función de producción del sector”.

Paloma Taltavull señala que durante la anterior expansión económica el crecimiento del empleo estaba más distribuido territorialmente, y la población crecía por tanto en ciudades medianas como Alicante, València y Murcia, arrastrando al alza los precios inmobiliarios en esas zonas. “El crecimiento de la construcción que llegó a generar el 14% del empleo total distribuyó mucho la riqueza”, reconoce Oliver, mientras que ahora apenas supone el 5% del empleo total (frente al 6% que es la media europea). “Desde mediados de los noventa las ciudades que son capitales de Estado crecen más que el resto del territorio –señala Oliver– y esa presión sobre el mercado inmobiliario no se va a detener”, añade.

Fuente: La Vanguardia (23 de diciembre de 2019)

Fedea avisa de que limitar el precio del alquiler reduciría la oferta de pisos

Empujaría a los propietarios a poner el cartel de 'Se vende' en vez del cartel de 'Se alquila'

Limitar el precio de las viviendas en alquiler, lo que se conoce como controles de alquileres de primera generación, generaría efectos adversos en el mercado, entre ellos reducir la oferta de pisos disponibles para arrendar o empujar a los propietarios a poner el cartel de 'Se vende' en sus viviendas en lugar del de 'Se alquila'.

Así lo refleja un trabajo de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) realizado por el profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona Miguel Ángel López García.

De acuerdo con este informe, limitar el precio del alquiler podría provocar un exceso de demanda a la vez que desincentivaría la inversión en nuevas viviendas destinadas al arrendamiento. "Resulta difícil idear una política más eficaz para reducir, e incluso eliminar, la cantidad de vivienda privada de alquiler que el control de alquileres", se afirma en este trabajo.

A corto plazo, señala Fedea, los controles de alquileres proporcionan incentivos para reconvertir las viviendas en alquiler y dirigirlas al mercado en propiedad, mientras que, a largo plazo, elimina los incentivos a construir nueva vivienda de alquiler al mantener el precio y, por tanto, el beneficio, por debajo de los niveles de mercado.

Este efecto podría darse aun cuando se excluyera de los controles de precios a determinadas viviendas puestas en el mercado tras su instauración, debido a que los potenciales arrendadores "pueden muy bien pensar" que los reguladores pueden en el futuro extender el control a sus viviendas, señala Fedea.

"La inexistencia de un mercado de seguros en el que protegerse contra este tipo de contingencias se manifestará en primas al riesgo a añadir a las tasas de rendimiento a obtener de la inversión en viviendas de alquiler. A su vez, esto dará lugar a precios incrementados y reducciones adicionales en la cantidad de vivienda en alquiler", apunta.

Al mismo tiempo, Fedea señala que los controles de alquileres pueden reducir la movilidad de los ciudadanos y la propensión a aceptar trabajos en otras localizaciones no sujetas a control. "Un inquilino en una vivienda sujeta a control que es consciente de su escasez sabe que hay una importante cantidad de aspirantes a ocupar la suya, y que esa misma será su dificultad si la abandona", argumenta.

SOBORNOS Y DISCRIMINACIONES

Fedea avisa además de que, con largas colas para acceder a viviendas controladas, "los propietarios pueden realizar prácticas abiertamente discriminatorias y seleccionar a sus inquilinos por razones ajenas al precio a pagar, incluyendo el nivel de renta, la raza, la religión, los hábitos de vida e incluso la orientación sexual".

Otros efectos que podría causar limitar el precio de la vivienda en alquiler serían el desinterés de los propietarios en el mantenimiento del piso arrendado y la posibilidad de que los inquilinos pagaran sobornos para asegurarse una vivienda.

"La necesidad de pagar sobornos para acceder a las viviendas o el hecho de tener que asumir un mantenimiento que en ausencia de controles hubiera sido proporcionado por el propietario pueden compensar las ganancias aparentes de los ocupantes de viviendas controladas", subraya el estudio.

Fedea advierte además de que los controles de alquileres pueden traducirse en una "redistribución caprichosa" de la renta que no beneficia a los más pobres. "Tratar de influenciar la distribución de la renta mediante el control de alquileres constituye un procedimiento bastante tosco, ya que las ganancias de renta se distribuirán de forma aleatoria entre personas pertenecientes a distintos grupos de renta", argumenta.

Según Fedea, algunos de los problemas mencionados podrían mitigarse con los llamados controles "de segunda generación", en los que se introducen elementos de flexibilidad para determinadas viviendas (generalmente las de nueva construcción o las más caras) y/o se permite el ajuste en el alquiler con la inflación o cuando la vivienda queda vacante.

Uno de estos controles de "segunda generación" sería, por ejemplo, el de los alquileres controlados durante la tenencia, pero que pueden variar libremente entre tenencias. El precio inicial lo pone el propietario, pero puede modificarlo en los periodos en los que no está arrendado el piso. Esta regulación no permite el desahucio de un inquilino, limita la cantidad en que el propietario puede incrementar el alquiler y, si la vivienda queda vacía, éste es libre de negociar otro precio con un nuevo inquilino.

"Estos controles se han presentado como un compromiso razonable entre quienes rechazan las regulaciones y quienes las preconizan (...) y emerge como un método parcial de desregulación políticamente aceptable, toda vez que sigue proporcionando protección a los inquilinos existentes", alega Fedea.

Asimismo, subraya que el control de alquileres de tenencia no generaría excesos de demanda ni sus consecuencias (sobornos, listas de espera y discriminación), ya que los alquileres iniciales se determinarían libremente.

"Existen situaciones en las que la intervención pública, si se diseña e implementa adecuadamente, puede comportar ganancias de equidad y/o de eficiencia", defiende el informe.

TRIBUTAR MÁS POR LA COMPRA DE VIVIENDA USADA QUE NUEVA

En este trabajo del profesor López García se analizan además otras medidas, como los incentivos a la inversión (viviendas nuevas) y los incentivos al ahorro (viviendas preexistentes)

Fedea subraya que ambos tipos de incentivos darían lugar a un mayor stock de vivienda, pero mientras los segundos incrementarían los precios de las viviendas preexistentes, los primeros los reducirían.

Para Fedea, una posible forma de limitar los efectos de los 'booms' inmobiliarios sobre la redistribución de la renta entre generaciones sería la de recortar las transferencias a favor de los mayores, por lo que considera deseable gravar en menor medida las compras de vivienda nueva (sujetas al IVA y al impuesto de Actos Jurídicos Documentados) que las de vivienda usada (sujetas al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales).

Fuente: europa press (14 de noviembre de 2019)

Cambiar la suite de hotel por el calor de un piso

Cambiar la suite de hotel por el calor de un piso, la última apuesta de las empresas para sus viajes de trabajo

Hacer que el trabajador se sienta casi como al calor de casa pese a estar a cientos sino miles de kilómetros de su hogar y, de paso [o sobre todo], ahorrarse el dinero que le costaría reservar la habitación o -por qué no- la suite de un hotel. Es la fórmula por la que cada vez apuestan más empresas a la hora de planificar los viajes de trabajo de los empleados fuera de su ciudad habitual. Se llama alquiler corporativo y poco a poco va ganando terreno en España.

Argumentos a favor no le faltan. Para las compañías, es una opción generalmente más barata que los hoteles y para los propietarios representa una vía de alquiler más segura y que les deja mayores rendimientos. "La rentabilidad media está en torno al 27% por encima del alquiler tradicional y de larga estancia", explica Ángel Mayoral, cofundador y CEO de Homyspace, una start-up especializada en este tipo de alquileres que ofrece una plataforma de intercambio para arrendadores y arrendatarios.

Asegura que las primeras empresas que se interesaron por esta opción pertenecían al sector de la construcción, aunque en los últimos dos años la eclosión ha sido tal que ese perfil se ha diversificado e incluye ahora firmas de retail, banca, consultoría... "Los costes por alojar así a los trabajadores pueden ser hasta un 30% inferiores a los de un hotel", añade Mayoral.

En el lado de los propietarios, según Ferran Font, jefe de Estudios de Pisos.com, "la principal ventaja es la seguridad frente a los impagos". La empresa que contrata el alojamiento responde por el inquilino, con lo que prácticamente se eliminan los riesgos de impago o de ocupaciones irregulares, "y esto, teniendo en cuenta que la mayor parte de los desahucios hoy tienen relación con los impagos del alquiler, es importante".

A la mayor rentabilidad que deja este tipo de contratos se suman los menores costes de mantenimiento y reparación que exigen, en comparación con los alquileres turísticos. Los propietarios no tienen que preocuparse de las tareas de check-in ni de la limpieza recurrente del alojamiento, ahorrándose además su coste.

Las grandes ciudades -con sus centros empresariales y financieros- son los destinos más solicitados: Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Sevilla, Málaga... «Además de ser los grandes motores económicos del país, en esas urbes suele haber más porcentaje de viviendas en alquiler», apunta el responsable de Homyspace. En los lugares más turísticos, además, permite compensar los periodos de ocupación más flojos.

Los requisitos para los propietarios son tan concisos como lógicos: que la vivienda esté amueblada y equipada para que una persona pueda entrar a vivir. No es necesario ninguna licencia especial, como ocurre con los apartamentos turísticos, aunque tenerla no impide participar de esta forma de arrendamiento.

De hecho, como apuntan desde Homyspace, el alquiler corporativo de media estancia es también una alternativa complementaria para los propietarios de alquileres turísticos, al permitir mejorar la ocupación de los inmuebles una vez finalizados los picos estacionales de demanda durante los periodos vacacionales. "De este modo, el propietario de un piso con licencia turística se garantiza la máxima rentabilidad durante la temporada baja", amplía Mayoral.

Los contratos, eso sí, tienen una duración determinada e improrrogable, a diferencia de los alquileres tradicionales. En otros lugares fuera de España se trata de una práctica mucho más consolidada y teniendo en cuenta la rápida expansión que está viviendo, todo parece indicar que nuestro país seguirá sus pasos.

Fuente: María Hernández, El Mundo (06 de octubre de 2019)

La compraventa de viviendas sube un 3,8% en julio y alcanza su mayor cifra desde 2008

La compraventa de viviendas aumentó un 3,8% el pasado mes de julio en relación al mismo mes de 2018, hasta sumar 47.890 operaciones, su cifra más alta desde mayo de 2008, según ha informado este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con este repunte, la compraventa de viviendas regresa a tasas interanuales positivas después de haber retrocedido un 9% en junio.

El ascenso registrado en julio fue consecuencia del aumento de las operaciones sobre viviendas usadas en un 2,1%, hasta 39.354 transacciones, y del avance en un 12,1% en la compraventa de viviendas nuevas, hasta 8.536 operaciones.

El 90,9% de las viviendas transmitidas por compraventa en el séptimo mes del año fueron viviendas libres y el 9,1%, protegidas.

La compraventa de viviendas libres se incrementó un 4,2% en julio en tasa interanual, hasta sumar 43.512 transacciones, en tanto que las operaciones sobre viviendas protegidas cayeron un 0,3%, con 4.378 transacciones.

En términos mensuales (julio sobre junio), la compraventa de viviendas se disparó un 16,9%, su mayor repunte en este mes en los últimos cinco años.

Fuente: ok diario (13 de septiembre de 2019)

Los cambios en la normativa del alquiler asustan a los propietarios

Los cambios en la normativa del alquiler asustan a los propietarios: los contratos caen el 7,8%

La nueva ley del alquiler, que limita las garantías y ofrece una mayor protección al inquilino, da alas al moroso profesional en España. Así lo asegura Sergio Cardona, director de Estudios y Calidad de Fichero de Inquilinos Morosos (FIM), que asegura que la incertidumbre y el temor de los propietarios de vivienda ha llevado a una reducción de los contratos firmados, que en los cinco primeros meses del año han caído un 7,8% respecto al mismo periodo del año anterior. Esta cifra confirma por lo tanto los temores de los expertos, que advertían de que los distintos cambios en la ley del alquiler y la aprobación definitiva de la nueva normativa iba a suponer una reducción de la oferta de vivienda en renta, generando, de este modo, un encarecimiento del mercado y por tanto provocando el efecto contrario que perseguía la nueva ley.

"En el mercado del alquiler se han dado una serie de cambios normativos a los que no estábamos muy acostumbrados en este terreno. Desde 1994 hasta 2013 no se tocó nada en materia de alquiler y, de repente, hemos tenido hasta tres cambios", apunta Cardona, que destaca que esto "ha creado incertidumbre y hace que cueste más tomar la decisión".

"A nivel de fichero hemos tenido más consultas. Hay más inquilinos que se preocupan por ver si sus potenciales inquilinos son morosos y también comparan entre posibles arrendatarios, pero igualmente se firman menos contratos y eso es sinónimo de dudas", concreta el experto.La demanda de vivienda en la almendra de Madrid Central está en aumento y el precio presenta una tendencia creciente ligeramente superior al resto de barrios colindantes", explican desde CBRE. Esta diferencia en las subidas, aunque ligera, llama la atención porque la vivienda de muchos de los distritos que rodean Madrid Central venía experimentando hasta ahora incrementos superiores a los del distrito Centro. Entre los barrios colindantes no sujetos a la normativa del Ayuntamiento hay algunos muy cotizados, como Chamberí o Salamanca. Aunque es pronto para calcular el impacto de la iniciativa, CBRE estima que "esta tendencia podría acentuarse en el futuro".

Miedo a los impagos

La realidad es que los cambios legislativos aprobados por el Ejecutivo desde finales del año pasado hasta la aprobación en el mes de marzo de la ley actualmente en vigor, han favorecido la sensación de inseguridad entre los propietarios de inmuebles. Según el último informe de FIM, los principales aspectos que han desatado la preocupación son dos: la limitación de las garantías adicionales, a dos mensualidades al margen de la fianza, y las medidas protectoras a los inquilinos. "Ahora los propietarios tienen muchas más dudas. Antes de que entrase en vigor el Real Decreto-Ley, la ley amparaba a los arrendadores para poder hacer frente a los posibles impagos", indica el informe. El sondeo realizado por FIM entre un millar de arrendadores de viviendas de alquiler muestra que tres de cada cuatro propietarios temen tener que enfrentarse a un caso de morosidad, un 25% más que en el segundo semestre de 2018.

Que la morosidad sea la principal preocupación de los propietarios no es casualidad. Entre enero y mayo de 2019 las inscripciones en el fichero han aumentado un 6,42%, respecto a las incidencias registradas en el mismo periodo que el año pasado. "Las medidas proteccionistas para inquilinos y la falta de posibilidades para que los propietarios puedan paliar los casos de morosidad en el alquiler está dando alas a los morosos profesionales. Además del grave perjuicio económico que ocasionan a los propietarios, también causan numerosos destrozos antes de abandonar el inmueble", destaca Cardona.

Según apunta el directivo, ahora el 59% de los propietarios intenta averiguar si los inquilinos que se han interesado por su inmueble tienen antecedentes de morosidad. A este dato, le siguen los informes de riesgo, que son solicitados por el 27% de los arrendadores. Tras estos dos, se sitúa la información relacionada con datos laborales (11%) y personales (3%).

Concretamente, Cardona apunta que desde la aprobación del Decreto Ley "los propietarios están buscando alternativas para tomar una decisión más informada, llegándose a multiplicar por cuatro el número de solicitudes de informes que recibimos en FIM".

Problemática en la costa

El número de inscripciones en el fichero de morosos crece notablemente a partir de los meses de julio y agosto en las zonas de costa. Así lo apunta Cardona, que asegura que en las zonas costeras, así como en las islas durante la temporada alta, a partir de Semana Santa y hasta después del verano, se firman muchos contratos de alquiler por seis y ocho meses con gente que se desplaza por trabajo. "Los propietarios en estos casos bajan la guardia y finalmente pierden todo el dinero que tenían previsto ingresar en esos meses", explica el directivo, que asegura que muchos morosos, en estas zonas, son reincidentes.

Los precios dan signos de agotamiento

Madrid y Barcelona llevan a la cabeza de la recuperación del inmobiliario desde 2015, con crecimientos interanuales que llegaron al 20%. Pero, según el informe del segundo trimestre de la vivienda de Tinsa, los precios de la vivienda nueva y usada en ambas capitales han tocado techo. En Barcelona, suben un 1,6% anualmente, el ritmo más bajo desde 2014 y registran el primer recorte trimestral en dos años. En Madrid los precios se encarecen un 6,6% al año, el menor avance desde 2017.

Fuente: Alba Brualla | El Economista (03 de julio de 2019)

El precio de los pisos se dispara en Madrid Central

Desde que entró en vigor la iniciativa del Ayuntamiento el precio de la vivienda en la almendra sube un 11,57% interanual, 2,7 puntos porcentuales más que en los distritos colindantes.

Los pisos del centro de Madrid llevan años encareciéndose, pero desde que entró en vigor Madrid Central no lo hacen al mismo ritmo. El precio sube 2,67 puntos porcentuales más en los pisos ubicados en la almendra de la capital, zona afectada por las restricciones al tráfico, que en distritos colindantes como Chamberí o el barrio de Salamanca.

"La limitación del tráfico en el centro de la capital ha contribuido al crecimiento tanto de la demanda como del precio de la vivienda", señala un informe publicado ayer por CBRE. La consultora inmobiliaria analiza cómo ha impactado la medida del Ayuntamiento de Madrid en el sector residencial y también en el comercio minorista, y concluye que, en el primer trimestre de 2019, con las restricciones en marcha, la vivienda localizada en el radio de Madrid Central se encareció un 11,57% respecto al mismo periodo de 2018; mientras que en los barrios limítrofes, donde no hay limitaciones, los precios subieron un 8,9%, es decir, 2,67 puntos porcentuales menos.

"La demanda de vivienda en la almendra de Madrid Central está en aumento y el precio presenta una tendencia creciente ligeramente superior al resto de barrios colindantes", explican desde CBRE. Esta diferencia en las subidas, aunque ligera, llama la atención porque la vivienda de muchos de los distritos que rodean Madrid Central venía experimentando hasta ahora incrementos superiores a los del distrito Centro. Entre los barrios colindantes no sujetos a la normativa del Ayuntamiento hay algunos muy cotizados, como Chamberí o Salamanca. Aunque es pronto para calcular el impacto de la iniciativa, CBRE estima que "esta tendencia podría acentuarse en el futuro".

Madrid Central ha sido la medida más sonada de la legislatura de la alcaldesa Manuela Carmena al frente del Ayuntamiento madrileño, nacida con el objetivo de reducir la contaminación y de paso esquivar una multa de la Comisión Europea que pendía sobre los altos niveles de polución de la capital.

Su implementación comenzó el 30 de noviembre de 2018, pero no empezó a sancionarse hasta este año, y ha recibido numerosas críticas, tanto de la oposición como de Comisiones Obreras, sindicato que tildó la medida de discriminatoria y reprochó que perjudica a las rentas más bajas. Tras las elecciones municipales, son precisamente los electores residentes en Madrid Central los que más han premiado a la alcaldesa: el 49% de los votos del distrito Centro fueron para su partido, Más Madrid. En cambio, lo que más penalizó al partido de Carmena fue la abstención y pérdida de votos en los distritos periféricos de la capital, como Carabanchel, Villaverde o Puente de Vallecas, los que más de lejos y con más dificultades vieron la aplicación de estas medidas.

"La iniciativa de Madrid Central responde a una tendencia que ya hemos podido identificar en otras ciudades europeas", explica Samuel Población, director nacional de producto Residencial y Suelo de CBRE, que considera que "la limitación en la circulación rodada supone un impacto muy positivo para la salud de los residentes y mejora en la calidad de vida. Además, estas iniciativas marcan el carácter residencial de la zona, mejorando los servicios y dotaciones de la zona".

Sin embargo, otras formaciones que podrían alcanzar la alcaldía el próximo 15 de junio se oponen a la medida. El candidato del Partido Popular al consistorio, José Luis Martínez-Almeida, critica la falta de planificación de la iniciativa de Carmena, "que afecta a 477 hectáreas y una población fija de 130.000 personas y que actúa sólo sobre un distrito de la ciudad y olvida otros 20". Revertir Madrid Central será una de las prioridades para Almeida si logra hacerse con la alcaldía mediante un pacto en coalición con Ciudadanos y Vox. En su programa apuesta por volver al anterior sistema de Áreas de Prioridad Residencial, que permitirá la circulación por las principales vías.

Impacto en el comercio

En su estudio del impacto de Madrid Central sobre el comercio, Gonzalo Senra, director Nacional de Producto Retail CBRE señala que, "a pesar de lo que podamos pensar en un primer momento, el número de visitas a la zona se mantiene constante". Pero patronales del sector como Acotex denuncian que la medida ha sido perjudicial para la capital. La crisis de ventas que vive el comercio minorista es un problema sobre el que también alertaron ayer desde la Confederación Española de Comercio, ante la caída del 0,5% de las ventas minoristas en abril.

Fuente: Inma Benedito | Expansión (31 de Mayo de 2019)

Chamberí y Salamanca, los distritos de España donde la vivienda de lujo es más cara

Los precios, que han aumentado un 15% y un 8% respectivamente en ambas zonas, superan los 7.000 euros por metro cuadrado

El distrito madrileño de Chamberí, que ha registrado un aumento interanual del 15% en los precios de las viviendas de lujo, y el de Salamanca, donde el precio medio de las residencias ha aumentado casi un 8%, son los más caros de España al superar una media de 7.000 euros por metro cuadrado, según la inmobiliaria de lujo Barnes.

La inversión media por parte de los compradores de viviendas de lujo en estos distritos oscila entre 600.000 euros y 2,5 millones, según los datos de la inmobiliaria.

Entre las zonas más cotizadas de Chamberí se encuentran los barrios de Almagro y Trafalgar, donde los precios de las propiedades oscilan entre 8.000 y 10.000 euros/m2, situación similar al rango de precios en los barrios del Paseo de la Castellana y de Goya, pertenecientes al distrito de Salamanca.

Barnes explica que la ubicación, las características del parque de viviendas, la seguridad, el patrimonio histórico de la ciudad y la buena comunicación convierten a estos barrios en la principal atracción, tanto para compradores nacionales como extranjeros.

La capital está en la cima de Europa en lo que a comercialización de propiedades de lujo se refiere y la demanda internacional crece año tras año debido a la estabilidad económica, la competitividad de los precios y las buenas conexiones aéreas con el resto de los países de Europa y el mundo, ha dicho la directora de zona de Barnes en Madrid, Anna Molgó.

Además, el comprador local ha originado que el 70% de la demanda de este tipo de vivienda en estas zonas de Madrid sea nacional, mientras que el 30% es extranjera, procedente principalmente de Latinoamérica y de Asia. Por nacionalidades, venezolanos, mexicanos, colombianos y chinos son los que más invierten en el mercado residencial de lujo de la capital.

Entre los requisitos más solicitados, se encuentran pisos con una superficie de entre 200 y 500 metros cuadrados con un mínimo de cuatro habitaciones, altura, luminosidad, vistas, ubicación céntrica y seguridad.

Fuente: EFE | El Mundo (07 de Mayo de 2019)

El Banco de España pone fin a la depresión del ladrillo y constata su"dinamismo significativo"

500.000 compraventas, revalorizaciones del 49%, rentas al alza a ritmos de dos dígitos. Una década después de estallar, el mercado de la vivienda acumula cinco años de fuerte recuperación pero no olvida la crisis, según el Banco de España

La vivienda vuelve a ocupar un espacio protagonista en la economía española. El bien que, junto a los créditos que la financiaron, provocó en 2008 la mayor crisis económica en la historia y que a día de hoy llega a representar un problema social por inaccesible, acumula cinco años de recuperación y alcanza ya, oficialmente, un "dinamismo significativo", en palabras del Banco de España.

Según el informe "Evolución reciente del mercado de la vivienda en España", desde su momento más bajo en 2014, los precios de la vivienda en propiedad han crecido un 27%, un avance que ha sido general superando ampliamente el 20% en las más dinámicas, (un 49% en Madrid y un 39% en Cataluña) mientras que en las menos dinámicas ha aumentado un 8%. La palabra burbuja no aparece por ningún lado, aunque el supervisor reconoce la "heterogeneidad" del mercado.

Y en el caso de los alquileres, una opción que gana peso entre los españoles, los precios se han acelerado en los dos últimos años al crecer un 18,4% en 2017 y un 9% en 2018. De este modo, el alquiler ya genera a sus beneficiarios rentas superiores a los años previos a la crisis.

Los hogares en alquiler han aumentado hasta el 16,9% frente al 14,2% de 2008. La tendencia hacia un mayor peso del alquiler entre los ciudadanos españoles es generalizada, pero el grupo de edad que más ha avanzado en este modo de acceso a la vivienda es el de entre 16 y 44 años. El cambio se explica por factores ligados a la crisis económica, preferencias y a la desaparición de ayudas que favorecían la compra de vivienda sobre el alquiler.

Los autores del informe contrastan esta efervescencia con la depresión de buena parte de su demanda. La recuperación de los precios de la vivienda y, en concreto, del alquiler se da, subraya el Banco de España, mientras la ganancia media en rentas bajó entre 2008 y 2016 un 15% para los jóvenes de entre 20 y 24 años y un 9% para los que tienen hasta 29 años. La tasa de paro para estos grupos, que alcanzó el 42% en 2013, bajó hasta el 29% el año pasado con una ratio de temporalidad del 56%.

Los problemas generados en este mercado apuntan también a la política fiscal de distintas administraciones. Mientras que en 2013 se suprimió la deducción por comprar viviendas y se han incrementado los impuestos sobre la tenencia (transmisiones patrimoniales e IVA), los beneficios fiscales siguen siendo reducidos para el alquiler.

Así es como el Banco de España confirma ya oficialmente que, 10 años después de estallar arrastrando buena parte de la economía, el mercado de la vivienda vive un "dinamismo" que refleja la positiva evolución del mercado de trabajo y los "reducidos" costes de las hipotecas en un contexto de crecimiento de la concesión de estos créditos.

Subrayando que las cifras son lejanas a los excesos de los años de la burbuja, el estudio del supervisor indica que la inversión en vivienda se elevó el año pasado a 6.600 millones de euros (un 5,5% del PIB) con más de 550.000 compraventas. El perfil del comprador ha cambiado, porque los extranjeros han elevado un 60% sus adquisiciones en comparación con la actividad previa a la crisis. Británicos, franceses y alemanes son los mayores compradores, seguidos de rumanos y marroquíes. Los británicos han reducido su actividad en un 26% desde el Brexit. Con todo, el stock de viviendas sin vender asciende a 500.000.

El Banco de España no entra en detalles que han cambiado el mercado de la vivienda en estos 10 años, como es la aparición de la vivienda turística que ahora se lanzan a regular los ayuntamientos, o la desaparición de la Vivienda de Protección Oficial.

Sí que analiza con detalle los cambios en la actividad bancaria que financia el mercado y que, al igual que los inmuebles, fue víctima de su propia burbuja en 2008, llevándose por delante decenas de entidades que exigieron un rescate superior a 60.000 millones de euros.

Desde el estallido de la crisis, el supervisor ha exigido a los bancos con creciente intensidad una disciplina férrea en la concesión de nuevos créditos a promotores y la asunción de cuantiosas pérdidas para limpiar 190.000 millones de euros de hipotecas morosas e inmuebles adjudicados sus balances.

Ahora señala que, según su Encuesta de Préstamos Bancarios, las entidades han relajado sus criterios de aprobación de créditos "por la mejora de las expectativas de la actividad económica en general, la mayor solvencia de los prestatarios, el aumento de competencia de los prestamistas y las perspectivas más favorables del mercado de la vivienda"

El clima es, según el informe, positivo y optimista. Tan distinto que, según el Banco de España, el proceso de contracción de la cartera hipotecaria de los bancos (mayor volumen de cancelaciones de hipotecas que de contrataciones) está próximo a su fin. "Desde comienzos de 2018, las amortizaciones han dejado de crecer y se han estabilizado en torno a los 12.000 millones al trimestre, así que la contracción del saldo de crédito bancario se ha reducido más rápidamente y en febrero de 2019 ya era tan sólo un 1,1%", afirma.

Fuente: Cesar Urrutia | El Mundo (12 de Abril de 2019)

El 'boom' del alquiler se vuelve contra los caseros: crece la morosidad de los inquilinos

La dinámica del mercado se está volviendo contra los inquilinos, pero también contra los caseros, puesto que la morosidad de aquellos no deja de crecer

Desde 2014, año en que marcaron mínimos, hasta 2017, los precios de los alquileres se han disparado un 25% en toda España. El incremento es especialmente significativo en ciudades como Madrid y Barcelona, con aumentos del 33% y del 54%, respectivamente. Solamente en el último año, el encarecimiento ha sido del 9% en la capital de España y del 6,6% en la Ciudad Condal. En Baleares, la subida roza el 50% en los últimos cuatro años, mientras que en Canarias o la Comunidad Valenciana, los porcentajes son cercanos al 30%. Y sumando.

El espectacular crecimiento del mercado del alquiler en España no solo se observa en los precios, también en la oferta de viviendas destinadas al alquiler. Tras años relegado a un segundo plano, todo apunta al despegue definitivo del alquiler en España, un país tradicionalmente de propietarios de viviendas, no de inquilinos. Y sin embargo, la dinámica del mercado se está volviendo contra los inquilinos, que en los últimos años han asistido a un fuerte incremento de los precios, pero también contra los caseros, puesto que la morosidad de aquellos no deja de crecer.

El razonamiento parece lógico, cuantas más viviendas en alquiler haya en el mercado, mayor es la probabilidad de que un inquilino no pague la renta; y cuanto mayor es el precio del alquiler, también es mayor la probabilidad de que deje de pagar la renta.

El fuerte incremento de los precios ha disparado el esfuerzo que muchos inquilinos deben realizar para poder pagar el alquiler.

Los datos no dejan lugar a dudas. Los últimos números del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) revelan cómo durante 2017 se produjeron en España casi 100 desahucios al día por no pagar el alquiler, cuatro cada hora. En total, el año pasado, 35.666 familias y particulares fueron desahuciados por este motivo. Más datos, según el Fichero de Inquilinos Morosos (FIM), en 2017 la morosidad de los inquilinos ha crecido un 4%, y aunque los incrementos no son tan acusados como entre 2007 y 2015, esta no se ha frenado y, tal como asegura Sergio Cardona, director de Estudios y Calidad del FIM, irá previsiblemente en aumento en los próximos meses ante el imparable aumento de los precios y el cada vez mayor esfuerzo que deben realizar los inquilinos para pagar las rentas.

Para que nos hagamos una idea, los españoles que viven de alquiler tienen que invertir, de media, el 31% de su salario mensual bruto a pagar el alquiler de su vivienda, según datos de Fotocasa. En Cataluña, el esfuerzo se sitúa en el 46%, mientras que en Madrid y Baleares, dicho porcentaje se sitúa en el 40%. Al igual que sucede con el pago de la hipoteca, según los expertos, el esfuerzo no debería superar el 30%, mientras que lo prudente sería que dicho porcentaje se moviera entre el 20% y el 25%.

No obstante, los datos de FIM revelan un aspecto novedoso. Mientras que en el pasado la morosidad crecía de manera muy similar en todas las provincias españolas, en 2017 se han registrado descensos en algunas de ellas.

"Sevilla, Almería y Melilla lideran las subidas, con un aumento de la morosidad superior al 10%, mientras que en Cuenca, Córdoba o Valencia, se ha registrado un descenso, en algunos casos del 9%. Aumenta porque cada vez hay más alquiler y, por tanto, más inquilinos, y las probabilidades de impago son mayores", señala Sergio Cardona, del FIM, quien destaca asimismo cómo se han producido descensos en 15 provincias, "debido fundamentalmente a que en ellas hay menos viviendas alquiladas, bien sea porque el alquiler turístico está desplazando al alquiler tradicional o porque muchos propietarios no quieren alquilar por miedo a los inquilinos morosos, a no poder recuperar su vivienda y a que esta sufra daños".

Deuda media de 6.000 euros

Pero ¿cuánto deben de media los inquilinos morosos? El impago medio se sitúa en 6.032 euros, una cantidad muy similar a la de los últimos años y que puede incluir desde el impago de la renta hasta el impago de suministros, IBI... En ciudades como Madrid o Barcelona, donde los alquileres son muy superiores a los del resto de España, el impago medio se sitúa por encima de los 6.000 euros.

En Madrid, la deuda media de los inquilinos asciende a 9.618 euros, mientras que en Barcelona la cifra se sitúa en 10.661 euros, cantidades todas ellas muy superiores a la media nacional, lo que se explica porque ambas ciudades tienen un precio más alto que en otras provincias.

"Los inquilinos tienen la misma capacidad de pago, pero tras el fuerte incremento de los precios, el esfuerzo que deben realizar para pagar la renta es mayor. Además, observamos que hay una morosidad latente por parte de muchos inquilinos que en la actualidad están haciendo un esfuerzo muy grande para poder pagar el alquiler, pero que en los próximos meses pueden entrar en mora", señala Cardona, quien destaca cómo la 'calidad' de los inquilinos en España ha empeorado.

"En 2007, en un 27% de las operaciones estudiadas, los inquilinos eran de clase A, es decir, sin riesgo de entrar en impago. En 2012, ese porcentaje aumentó hasta el 35%, mientras que en 2017 ese porcentaje se ha reducido hasta el 19%, un porcentaje bastante inferior al que hemos tenido en situaciones anteriores, y existe bastante riesgo de que la morosidad siga aumentando, por encima incluso del 4% del último año", reconoce este experto.

Miedo a alquilar

“Es necesario que, antes de formalizar un contrato, el arrendador tome medidas preventivas. Debe conocer qué tipo de inquilino se ha interesado por la vivienda”, destaca Diego Galiano, presidente del Consejo General de Colegios de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API). “Es necesario utilizar herramientas que ayuden a cercar a los inquilinos morosos, hay que estudiar su trayectoria de pagos, analizar su solvencia, es decir, si gana lo suficiente para pagar el alquiler, cuáles son sus hábitos de conducta", añade Sergio Lusillas, socio director de Pluslegal Abogados. "Hay que conocer todo aquello que nos pueda aportar indicios sobre si puede o no ser un potencial moroso", añade.

Desde el punto de vista legal, aunque Lusillas asegura que el "desahucio exprés es una utopía, nadie lo ha visto", sí reconoce que se han acortado los plazos de desahucios. Un tiempo que sitúa en un año desde que se produce el impago hasta que se recupera la vivienda, si bien insiste en que "son necesarios más medios humanos en los juzgados, además de más medidas de índole legislativa para acortar procesos".

Por último, para Galiano, es conveniente diferenciar entre morosos profesionales y aquellos que lo son por necesidad. "Los primeros representan un pequeño porcentaje, pero hacen mucho daño. Aquel propietario que ha tenido un moroso profesional no quiere volver a alquilar su vivienda. Los segundos, por su parte, se quedan en la vivienda porque no tienen otra alternativa".

Fuente: E. Sanz | El Confidencial (09 de Abril de 2019)

Las viviendas de lujo en Madrid, objeto de deseo de los inversores más ricos

La capital española es el tercer destino más apetecible a nivel mundial para la inversión inmobiliaria de lujo en 2019. Sólo Lisboa y Oporto se sitúan por delante, según la inmobiliaria Barnes.

Piense en el sol de Madrid, en la oferta cultural de la ciudad, en su gastronomía y en las majestuosas viviendas que presiden algunas zonas como el Barrio de Salamanca, el Retiro y Chamberí. Piense también en el buen momento del mercado inmobiliario español y póngase por un momento en el lugar de un inversor rico, muy rico, que quiere disfrutar de todas estas ventajas y, además, obtener una rentabilidad que ronda el 6%. Probablemente usted haya llegado a la misma conclusión que un buen puñado de personas multimillonarias de todo el mundo: Madrid es un buen destino para invertir en el residencial de lujo. De hecho, es el tercer destino más apetecible a nivel mundial para la inversión inmobiliaria de lujo en 2019.

Así al menos se desprende de la última edición del estudio Barnes Global Property Handbook presentado este jueves por la inmobiliaria francesa Barnes, en el que Madrid resulta una de las mejor paradas. No sólo está en el top 3 de los destinos de inversión, sino que terminó 2018 en el puesto 10 (desde el 16) entre las 50 ciudades del mundo con mayor interés para los compradores e inversores inmobiliarios del segmento lujo durante el año pasado.

¿Y quiénes compran? Aquí hay menos cambios. Los compradores sudamericanos son los más numerosos -"un 70%", en palabras de Anna Molgó, directora de zona de Barnes en Madrid- y, dentro de ellos, los venezolanos, colombianos y mexicanos se llevan la palma. Según Molgó, en los últimos meses ha habido cierto freno en la llegada de venezolanos, al contrario que ha ocurrido con los mexicanos que, tras la victoria de López Obrador, han redirigido los flujos de capital hacia Madrid.

"También empiezan a venir inversores brasileños y ha escalado posiciones el comprador nacional, sobre todo en la zona de Chamberí y en el Barrio de Salamanca", ha asegurado la responsable de la firma.

La horquilla de precios en la capital oscila entre los 800.000 euros y los tres millones y, según sus cálculos, el precio de las viviendas de lujo crecerá en 2019 en torno a un 2%, hasta unos 7.000 euros por metro cuadrado.

"Los precios son bajos en comparación con otras capitales europeas y permiten a los compradores adquirir una propiedad principal en el centro de la capital", resaltó Thibault de Saint Vincent durante la presentación. Para muestra, un par de ejemplos:

Barrio de Salamanca. Apartamento de 310 metros cuadrados, cuatro habitaciones y en "perfectas condiciones". La venta se cerró a un precio de 2,32 millones de euros a un comprador o compradora de nacionalidad mexicana.

Chamberí. Apartamento de 268 metros cuadrados. Cinco habitaciones y cuatro baños. Garaje. Vendido por un millón de euros a un comprador español.

Ambos casos responden al prototipo de las propiedades más buscadas: apartamentos para renovar entre 800.000 euros y un millón de euros o bien, apartamentos ya renovados con un valor entre 1,5 y 1,9 millones de euros. Los compradores también demandan propiedades en edificios clásicos, preferiblemente ubicados en el último piso o en el ático, o bien, nuevos desarrollos de lujo ubicados en lugares privilegiados.

El auge no ha pasado desapercibido tampoco para grandes grupos de inversión, que están promoviendo nuevos desarrollos inmobiliarios en la zona centro de la capital, como el Proyecto Canalejas, el Grupo Gran Roque Capital o The Corner Group.

El propio grupo Barnes, que cuenta con 180 propiedades en Madrid en régimen de venta y alquiler, está estudiando trabajar en nuevos desarrollos residenciales de lujo. La compañía cerró 2018 con un aumento del 16,7% en su volumen de ventas a nivel mundial, hasta los 4.900 millones de euros, y un 6,6% en el número de clientes.

Los casos de Barcelona y Lisboa

Barcelona, por su parte, sigue sin recuperar las posiciones perdidas a raíz de la tensión secesionista en Cataluña y la consulta fallida del 1 de octubre de 2017. En aquel momento, la propia inmobiliaria reconoció que se había registrado un parón en las inversiones inmobiliarias de la Ciudad Condal. Ese año, de hecho, la urbe salió de la lista de destinos con mayor inversión recibida y sigue fuera de ella. También este año, ya que no aparece ni siquiera entre las 50 primeras. "La incertidumbre está afectando a Barcelona. Cuando los inversores perciben problemas políticos o económicos o de seguridad en un lugar, prefieren evitarlos", ha señalado Saint Vincent.

Por el contrario, Lisboa se consolida como el nuevo destino de moda entre los más afortunados del planeta. En realidad, todo Portugal. La capital y Oporto lideran los principales destinos de inversión en 2019 como resultado de una combinación de calidad de vida, buen clima, seguridad, gastronomía y hospitalidad. Su ubicación geográfica, la estabilidad política, y los menores costes son sólo algunos de los muchos argumentos a favor de aterrizar en el país.

En apenas cinco años, Lisboa ha pasado de ser una ciudad donde casi no había propietarios extranjeros a convertirse en una referencia internacional y a ello ha contribuido en gran medida las facilidades fiscales que ha impulsado el Gobierno luso.

Los compradores lisboetas, diferencia de Madrid, proceden de Europa, principalmente de Francia, Suiza y Bélgica; también de Brasil, que cuenta además con el idioma común, de Asia y de EEUU.

Los precios oscilan entre 6.000 y 8.000 euros por metro cuadrado para propiedades de alta gama y entre 8.000 y 12.000 para propiedades excepcionales. Las previsiones además, apuntan a un crecimiento de entre el 5% y el 10% para este ejercicio.

Efectos del Brexit

París y Londres también ocupan un lugar destacado en el informe. El impacto del Brexit se ha notado especialmente en el mercado inmobiliario londinense, donde los precios se han abaratado y las operaciones se han frenado. Los inversores de lujo, que durante años sostuvieron a Londres como la ciudad número uno destino de sus inversiones, han puesto ahora sus vistas en otras ciudades europeas como París, Berlín o Fráncfort, donde ya empiezan a notarse las consecuencias en los precios.

Fuente: María Hernández | El Mundo (22 de Marzo de 2019)

El inversor extranjero dispara el precio de la vivienda en los barrios ricos

La rentabilidad potencial del mercado inmobiliario en España, junto a la calidad de vida del país, la seguridad jurídica de la Unión Europea (UE) y las golden visa han atraído a inversores extranjeros que han llevado los precios de los barrios ricos de España a máximos históricos.

El inversor extranjero fue el primero que apostó por el mercado inmobiliario español", reconoce Beatriz Toribio, directora de estudios de Fotocasa. Británicos, norteamericanos, rusos o venezolanos han aprovechado en los últimos años la oportunidad de obtener importantes rentabilidades que abrió la vivienda tras el traumático estallido de la burbuja de 2008, hasta el punto de que su participación en el mercado se ha convertido en uno los principales factores responsables de que los precios en los distritos y barrios mejor valorados de las grandes capitales y de zonas costeras hayan alcanzado máximos históricos.

La participación del inversor extranjero, estabilizada en torno al 13% del total, ha apoyado la recuperación de los precios

Cuando en los peores años de la crisis a los especuladores y a las familias nacionales todavía les temblaban las piernas, desde fuera se volvieron a apreciar las bondades del mercado inmobiliario del país "que ofrece la seguridad jurídica y las ventajas políticas de pertenecer a la UE" -según observa Rafael Gil, director del servicio de estudios de Tinsa-; cuyos precios se habían hundido tras la devaluación generalizada y cuyas ciudades importantes siguen siendo mucho más asequibles en comparación con otras plazas comparables del club comunitario; y que atesora atractivos como "el clima y la gastronomía mediterránea, la sanidad universal, una rica oferta cultural o un razonable nivel de la educación" -según continúa el experto de Tinsa.


Esta participación del inversor extranjero, estabilizada en torno al 13% del total, ha apoyado la recuperación de los precios de las compraventas de viviendas en en el conjunto España, que el Colegio de Registradores cifra en un 30% desde 2014 hasta el cierre de 2018, pero lo más relevante es que ha incidido especialmente en las zonas premium: como el distrito de Salamanca en Madrid, donde el precio del metro cuadrado se ha disparado a cotas nunca vistas, por encima de los 6.000 euros, según Fotocasa; o como Sarrià-Sant Gervasi en Barcelona, donde se superan los 5.600 euros -ver gráfico-; teniendo en cuenta que la media del Estado se sitúa en los 1.870 euros por metro cuadrado.

"Es innegable que una buena localización es un seguro a prueba de riesgos como la incertidumbre política o los vaivenes en la economía para los inversores extranjeros en vivienda", apunta Lola Ripollés, profesora de EAE Business School, quien considera que "esto tiene un efecto en los precios de los mejores barrios, ya que hay un aumento de la demanda".

"Los extranjeros llegan a España atraídos por la calidad de vida y por los precios que, si bien hoy en día ya no son ningún chollo, siguen por debajo de muchos otros mercados, por lo que para muchos extranjeros son asequibles y eso les invita a invertir y también a instalarse", incide Olivia Feldman, experta de HelpMyCash, que también destaca "que el poder adquisitivo de muchos extranjeros es más elevado y les permite pagar más por un inmueble".

"Las 'golden visa' son un factor añadido para que la vivienda suba"

La importancia del factor inflacionista que supone la mayor demanda de viviendas por parte de extranjeros se refleja en datos como el flujo de inversión bruta procedente del exterior en actividades inmobiliarias, que en 2018 alcanzará el máximo en un año -al estar la cifra hasta septiembre (la última publicada por el Ministerio de Comercio) cerca de los 4.000 millones de 2015, el último techo-, con nacionalidades como la estadounidense o la venezolana estableciendo sus propias marcas históricas.

En el caso de la inversión llegada del país latinoamericano, el 62% del total se concentra en Madrid, lo que desvela su relevancia en este mercado concreto. "Las situación que se está viviendo en Venezuela hace que España se vea como un refugio", comenta Lola Ripollés, del EAE Business School, como Londres o París lo fueron, por ejemplo, para rusos o ucranianos en la primera parte de la década.

"Estos inversores están preparados para pagar más por tener sus inversiones en un buen barrio y tienen los incentivos de la golden visa", desvela la profesora. Este es un mecanismo legal mediante el cual el Estado concede visados y autorizaciones de residencia a los compradores extranjeros de inmuebles por 500.000 euros o más y en 2018 también va camino de firmar un récord, lo que "es un factor añadido para que los precios suban", concluyen en Tinsa.

Fuente: Daniel Yebra | El Economista (27 de Febrero de 2019)

Avda. Menéndez Pelayo, 67
28009 Madrid, España
 91 230 20 60
 666 22 22 21
 info@diplomatichome.com

Copyright © Diplomatic Home